Preguntas Frecuentes del Seguro para Embarcaciones

¿Qué se considera una embarcación auxiliar?, según el RD 1435/2010, de 5 de noviembre.

«Embarcación auxiliar»: toda embarcación de cualquier tipo, con independencia de su medio de propulsión, cuya eslora máxima no sea superior a 4 metros y cuya potencia instalada, en su caso, no sea superior a 8 kW ( aprox 10CV), siempre y cuando sea destinada exclusivamente al servicio auxiliar de la embarcación principal de recreo a la que sirve. Estas embarcaciones solo podrán navegar en las proximidades de la embarcación principal.

Por lo tanto si nuestra embarcación supera este límite de eslora o de potencia deberemos matricularla y contratar un seguro de responsabilidad civil independiente tal y como exige el RD 607/1999 de 16 Abril sobre seguro obligatorio para embarcaciones de recreo.

La obligatoriedad de la inspección para embarcaciones de recreo afecta a todas las embarcaciones, si se trata de la inicial (excepto las que lleven el certificado CE de conformidad), y a las de lista 6ª con eslora entre 2,5 y 24m y de lista 7ª con eslora entre 6 y 24m para las inspecciones periódicas, intermedias, adicionales y extraordinarias, según lo recogido en el Real Decreto 1434/1999.

Las embarcaciones de lista 7ª con eslora entre 6 y 24m deberán pasar una inspección periódica cada cinco años, en la que se inspeccionará el equipo de salvamento y de seguridad, se certificará que se dispone de toda la documentación necesaria para navegar y se efectuará una revisión en seco del casco.  Entre el segundo y el tercer año desde que se realizó la inspección inicial o la periódica, las embarcaciones de recreo con eslora superior a 15m deberán pasar una inspección intermedia, para comprobar el estado del casco y del equipo, así como las que tengan una eslora superior a 6m con casco de madera.

Todas las embarcaciones de recreo inscritas en lista 6ª deberán pasar la revisión periódica cada cinco años, tengan la eslora que tengan, hasta un máximo de 24m y se les tendrá que realizar una revisión intermedia cuando tengan una eslora superior a 6m., también entre el segundo y tercer año desde la inspección inicial o la periódica.

Además de estas inspecciones de carácter obligatorio, hay que realizar una inspección adicional cada vez que nuestra embarcación de recreo se vea sometida a cualquier reparación en el casco, en la maquinaria o en el equipo, después de haber sufrido una varada, un abordaje o una avería (es decir, siempre que suceda algo que pueda afectar a la navegación). También habrá que realizar esta inspección cuando queramos cambiar la embarcación de lista 7ª a 6ª. También cabe la posibilidad de tener que realizar una inspección extraordinaria, siempre que así lo determine un juez o la Dirección de Marina Mercante si tiene conocimiento fundado de hechos que puedan poner en peligro la seguridad marítima o el medio ambiente.  Para aclarar posibles dudas y poder realizar una consulta rápida cuando sea necesario, os dejamos este pequeño resumen como guía de inspecciones para todo tipo de embarcaciones de recreo:

Tipo de reconocimiento

Lista

Embarcaciones a las que se refiere

Periodicidad

 

Periódico

2,5 a 24m de eslora (todas las que contempla el Real Decreto 1434/1999)

 

5 años

Eslora entre 6 y 24m

 

Intermedio

Eslora superior a 6m.

 

5 años

Eslora superior a 15m,  o superior a 6m si el casco es de madera

Adicional

 

Ambas

 

2,5 a 24m de eslora (todas las que contempla el Real Decreto 1434/1999)

 

Puntual

 

Extraordinario

 

Toda embarcación de recreo debe someterse a una inspección periódica que certifique que sigue siendo apta para la navegación, sin poner en peligro ni la seguridad de sus ocupantes ni de terceros. Hasta marzo del año 2000, esta inspección de las embarcaciones de recreo era llevada a cabo por la Administración Marítima, encargada también de emitir el pertinente certificado de navegabilidad. Pero, desde agosto de ese mismo año, esta administración tramita únicamente la inspección inicial de la embarcación, mientras que el resto son llevadas a cabo por las denominadas Entidades Colaboradoras de Inspección, que requieren cumplir con una rigurosa serie de requisitos tales como la capacitación de sus técnicos, los procedimientos de inspección o la calidad de sus servicios; todos estos requerimientos, así como el nuevo formato del certificado de navegabilidad o el tipo de inspecciones a realizar se recogen en el Real Decreto 1434/1999 del 10 de septiembre.

Según la legislación española, como ya hemos comentado, estamos obligados a efectuar estas revisiones toda embarcación de recreo, es decir, toda embarcación, ya sea de motor o de vela, que tenga una eslora comprendida entre 2,4 y los 24m que pueda transportar a un máximo de 12 ocupantes y tenga una finalidad recreativa, se destine o no al alquiler. Mediante esta inspección se garantiza que nuestra embarcación de recreo cumple con todas las condiciones de seguridad para navegar con tranquilidad y sin suponer una amenaza para el medio ambiente.

Así pues, esta inspección no debe ser vista como un mero trámite rutinario, sino que debe adecuarse a las características propias de cada embarcación para garantizar la máxima eficacia y no obviar ningún elemento que pueda suponer un punto crítico a posteriori.

El siguiente listado está transcrito con la finalidad de evitar posibles descuidos llegado el momento de someter a revisión cualquier embarcación de recreo. Los puntos más importantes a tener en cuenta son:

  • La estanqueidad. Deben revisarse la unión de la arboladura y la orza con el casco, la bocina, las bombas de achique, la abertura de cubierta y las válvulas de costado y de fondo. También hay que revisar la estructura para determinar si existe ósmosis o deslaminación.
  • La fuente de propulsión y el sistema energético. En las embarcaciones a motor resulta de capital importancia revisar el anclaje del motor y detectar posibles vibraciones, así como analizar el circuito de ventilación, el de refrigeración y el del combustible y cerciorarse de que no se produzcan escapes de gas. También  hay que observar el cableado y los posibles empalmes existentes para cerciorarse de que se encuentran en buen estado. En las embarcaciones a vela, los elementos básicos a revisar son los palos y las crucetas, los tensores, la jarcia fija y de labor y los anclajes, así como las escotas y los obenques.
  • En cuanto al gobierno de la embarcación, debe someterse a revisión la cadena de fondeo, los transmisores, las poleas, los guardines, la pala y la mecha, para comprobar si existe oxidación o campaneo.
  • Los elementos de seguridad. Extintores, chalecos, señales de socorro o las luces de navegación deben ser inspeccionadas a fondo para evitar fallos si han de ser utilizados. También es importante revisar los elementos que garantizan la seguridad sobre la cubierta, como pueden ser el pasamano o la cubierta antideslizante, y los que garantizan la habitabilidad de la embarcación de recreo, como el extractor de la cocina.
  • Otros elementos que conviene inspeccionar son los equipos de comunicación, como el receptor o la radiobaliza.

Podéis leer la segunda parte del artículo en el siguiente enlace.

GASTOS DE SALVAMENTO DE LA EMBARCACION DE RECREO:

Aquellos que siendo razonables y proporcionados al siniestro incurra el asegurado para salvar la embarcación de su desaparición o destrucción, o para minimizar las consecuencias del siniestro.

Se entienden también por gastos de salvamento el coste razonable de las operaciones de remolcaje de la embarcación siniestrada hasta la zona portuaria o deportiva más próxima del lugar del siniestro.

El seguro obligatorio de responsabilidad civil para embarcaciones de recreo es el que cumple los capitales y requisitos del R.D 607/1999 de 16 de Abril, por el que se aprueba el Reglamento del Seguro de responsabilidad Civil de Suscripción Obligatoria para embarcaciones de recreo o deportivas ( Boletín oficial del Estado de 30/04/99), y a la Ley del Contrato de Seguro 50/ 80 de 8 de Octubre ( Boletín Oficial del Estado de 17 de octubre del mismo año).

Texto integro del RD 607/1999 de 16 de Abril

 

¿Qué se considera una embarcación de recreo según el Real Decreto 607/1999, de 16 de abril

 

Tienen la consideración de embarcación de recreo o deportiva, a los efectos de este Reglamento, aquel objetos flotantes destinado a la navegación de recreo y deportiva propulsado a motor, incluidas las motos náuticas, así como aquéllos que carezcan de motor y tengan una eslora superior a seis metros.

 

  • Definición de embarcación de recreo según el RD 1435/2010 de 5 de Noviembre.

 

 «Embarcación de recreo» (en adelante «embarcación»): toda embarcación de cualquier tipo, con independencia de su medio de propulsión, cuyo casco tenga una eslora comprendida entre 2,5 y 24 metros, medida según los criterios fijados en el apartado c de este artículo y utilizada para fines deportivos o de ocio. Quedan comprendidas en esta definición las embarcaciones ya sean utilizadas con ánimo de lucro o con fines de entrenamiento para la navegación de recreo. 

c) «Eslora»: la distancia medida paralelamente a la línea de flotación de referencia, y al eje de la embarcación, entre dos planos verticales perpendiculares al plano central de la embarcación situados uno en la parte más a proa de la misma y el otro en la parte más a popa. Esta eslora incluye todas las partes estructurales de la embarcación y las que forman parte integrante de la misma, tales como rodas o popas de madera, metal o plástico, las amuradas y las juntas casco/cubierta, así como aquellas partes desmontables del casco que actúan como soporte hidrostático o hidrodinámico cuando la embarcación está en reposo o navegando. Esta eslora excluye todas las partes móviles que se puedan desmontar de forma no destructiva sin afectar a la integridad estructural de la embarcación, tales como palos, penoles, plataformas salientes en cualquier extremo de la embarcación, guarniciones de proa, timones, soportes para motores, apoyos para propulsión, plataformas para zambullirse y acceder a bordo y protecciones y defensas.

Para las embarcaciones con marcado CE la eslora será la que se ajuste a la definición de los párrafos anteriores entre las recogidas en la declaración de conformidad de la embarcación, que es la «eslora del casco» según se define en la norma UNE EN-ISO 8666:2006.o de lucro o con fines de entrenamiento para la navegación de recreo.

 

La nueva Ley 14/2014 de Navegación marítima en su artículo nº

57, define embarcación de recreo como:

 

Se entiende por embarcación el vehículo que carezca de cubierta corrida y el de eslora inferior a veinticuatro metros, siempre que, en uno y otro caso, no sea calificado reglamentariamente como unidad menor en atención a sus características de propulsión o de utilización.

 

 

Block [footer2] not found!