Participar en regatas, salir a navegar los fines de semana con la familia o los amigos, disfrutar de unas tranquilas vacaciones de ruta por el Mediterráneo… La navegación se ha convertido, poco a poco, en algo mucho más cotidiano de lo que era algunos años atrás y, por tanto, la oferta y la demanda de pólizas de seguro de veleros y todo tipo de embarcaciones también ha crecido como la espuma.

Saber elegir el seguro más adecuado para cada embarcación puede llegar a ser una tarea complicada y, por eso, siempre es más recomendable contactar con un corredor de seguros náuticos especializados que te ahorrará muchos dolores de cabeza. El motivo es evidente: como te decíamos, la oferta de seguros de veleros se ha multiplicado y a veces es complicado saber qué es cada cobertura o qué detalles adicionales necesitaremos para sacar el máximo partido a nuestra embarcación.

Características de un seguro de veleros a todo riesgo

Actualmente existen muchísimas compañías de seguros náuticos, cada una con sus propias coberturas adicionales y con mil y un detalles que harán que no sepas por dónde empezar a elegir. Pero, antes de fijarte en los extras, ¿sabes qué garantías básicas deberías buscar en tu seguro de veleros a todo riesgo? ¡Veámoslas!

  • Responsabilidad Civil Obligatoria. Esta cobertura es la que cubre los daños que puedas ocasionar a terceros, y puedes ampliar el capital asegurado hasta los 600.000 € contratando la Responsabilidad Civil Voluntaria.
  • Responsabilidad Civil por contaminación. Esta cobertura es obligatoria desde septiembre de 2014, de acuerdo con la ley 14/2014 de Navegación Marítima.
  • Daños parciales. Son aquellos que se producen como consecuencia de un incendio, una explosión, la rotura de los ejes, un robo…
  • Pérdida total. Si, como consecuencia de un robo o de un suceso marítimo (como una tormenta, por ejemplo) pierdes tu embarcación, el seguro de veleros se hará cargo de la remoción de restos y cubrirá los gastos de la embarcación principal y de la auxiliar.

Poco más o menos, esto es lo mínimo que deberías exigirle a un seguro de veleros a todo riesgo. El objetivo de este tipo de seguros es que tu embarcación esté cubierta si recibe daños, ya sea porque los hayas provocado tú en un accidente o porque haya sufrido desperfectos durante un temporal, un robo o un incendio.

Aun así, ten en cuenta que, dependiendo de la antigüedad de tu embarcación, te saldrá más a cuenta asegurar únicamente la pérdida total y no los daños propios, ya que cuantos más años tenga, más se encarecerá la póliza e, incluso, puede darse el caso de que la compañía no quiera contratarte un seguro a todo riesgo.

Seguro de veleros a todo riesgo: ¿con o sin franquicia?

Muchas veces, y dependiendo de los extras que queramos asegurar o de las características de nuestra embarcación, puede que el precio del seguro a todo riesgo ascienda a una cantidad considerable. En estos casos, si quieres reducir la prima de tu póliza, puedes plantearte asegurar tu embarcación con franquicia: esto significa que, si el barco sufre algún daño, tú te harás cargo de los costes por la cantidad que tengas contratada como franquicia y, a partir de dicha suma, lo hará la compañía aseguradora.

Si, por ejemplo, contratas un seguro a todo riesgo con una franquicia de 200 €, serás tú quien tendrá que abonar esta cantidad en caso de sufrir un accidente; y si los costes de reparación son más elevados, la compañía se hará cargo a partir de dichos 200 €. Las cantidades de la franquicia son muy variables y, por tanto, también modificarán mucho el precio d tu póliza: cuanto más alta sea, más barato te saldrá el seguro. Es una opción a tener en cuenta, ¿verdad?

Sea cual sea la opción que elijas, si has adquirido una embarcación nueva o tiene pocos años es más que recomendable que te decantes por un seguro de veleros a todo riesgo: al fin y al cabo, se hará cargo de cualquier daño que sufra el barco por pequeño que sea, y es una forma estupenda de mantenerlo en un estado óptimo durante muchos años.


Block [footer2] not found!