Muchas veces realizar trámites con la Administración puede volverse una tarea pantanosa, especialmente si no tenemos mucha práctica en la materia y vamos un poco perdido. Este es el caso, por ejemplo, cuando nos encontramos con la necesidad de dar de baja un barco: aquí, la legislación recoge cuatro casos distintos, que son la baja de oficio, la baja por desguace, la baja por siniestro y la baja por exportación.

La normativa que regula los trámites para dar de baja una embarcación de recreo está recogida en el Capítulo IV del RD 1027/1989, donde se indica que las bajas por siniestro se tramitarán de oficio mientras que aquellas por desguace o por enajenación al extranjero deberán ser aprobadas por la Dirección General de la Marina Mercante y, por tanto, es necesario realizar un trámite en la Capitanía, si se trata de un barco de menos de 24 m de eslora, o en los Servicios Centrales si es igual o superior a los 24 m.

¿Cómo se tramita la baja de un barco?

Para realizar la baja de un barco necesitarás cumplimentar un formulario de baja de bandera en el país de origen, es decir, en la Capitanía que te corresponde a no ser que tu barco, por algún motivo, esté abanderado en el extranjero. Con este formulario deberás solicitar la baja de bandera en el registro marítimo español indicando el motivo por el que quieres dar de baja la embarcación, por ejemplo porque ha sufrido un siniestro o porque ha ido a parar al desguace.

En caso de que tu barco esté abanderado en otro país, deberás hacer exactamente el mismo trámite pero acudiendo al registro del país en cuestión que equivale a la Capitanía española. En algunos casos es posible hacer el trámite desde el consulado del país en cuestión, así que informarse antes de iniciar las gestiones nunca está de más.

Si das de baja tu embarcación de recreo porque ha acabado su vida útil, deberás presentar un certificado de destrucción del barco con el que acredites que dicha embarcación, efectivamente, ya no va a navegar más. Si quieres dar de baja el barco porque se va a abanderar en otro país, deberás indicar que ese es el motivo de la baja en el registro español.

A este formulario debe acompañarle toda la documentación del barco con el fin de que la Administración pueda corroborar la titularidad y los datos que constan en el registro. Como siempre, la opción más rápida para tramitar la baja de un barco es confiar en una gestoría especializada que se encargará de realizar todas las gestiones de la forma más eficaz.

¿Necesitas ayuda para realizar bajas o cambios en la documentación de tu barco? ¡Pues llámanos! o contacta vía webEstaremos encantados de atenderte.

 

Dar de baja una embarcacion

 

 

 


Block [footer2] not found!